Cada vez que se habla de EMO nos solemos salir por la tangente, al menos con el que es conocido, y asociarlo a grupos de punkpop estilo My Chemical Romance o Panic! At the disco aunque tuvieran un corte muy parecido en el sonido.

Pero el EMO no tenía la particularidad de su sonido puesto que en un principio fue un movimiento derivado del posthardcore siendo sus diferenciado por dos cosas: un sonido más melódico y, lo más importante del género, las letras siendo estas más instrospectivas, más personalistas.

De ahí hacia adelante nacieron al menos 2 vertientes más: la que acabaría basada en un sonido punkpop; y otra que abarcaría la variedad más independiente del rock llamada IndieEMO (llamada posteriormente Midwest EMO). Cabría añadir el SCREAMO, un género del EMO con más consonancia con el hardcore.

hqdefault

Una banda que tenía que ver con esa vertiente indie fue Benton Falls siendo uno de sus discos el que acompaña al nombre del grupo en el título.

a1487007616_10

Si he elegido este disco para dar pie a la introducción a este subgénero del EMO es por lo bien que puede explicar el género en sí, como he adelantado con la explicación del EMO, debido a sus letras tan personales llegando a ser un tanto pastelosas, que la verdad tampoco es tan importante tras escucharlo en una voz tan personal como es la de Michael Richardson y, además, acompañado de la música que si bien casi llega a la potencia del EMOcore pero no lo suficiente como para etiquetarla como tal.

Para hacerse una idea, no solo basta con leer esta reseña. Es de debido escucharlo de principio a fin. Un disco que no deja indiferente a nadie, o al menos a quien escribe

Anuncios